Select your Top Menu from wp menus
header

La publicidad en Internet

La publicidad en Internet

La publicidad en Internet permite la personalización de la misma.

Las cookies no son malas. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, las cookies permiten realmente personalizar nuestra navegación por Internet. La publicidad online esta bastante más segmentada que en otros medios de comunicación. Internet permite además medir la efectividad de la publicidad, lo cual redunda en beneficio del consumidor. Y en último extremo, si uno no quiere recibir publicidad, la tecnología de navegación nos permitirá bloquearla (de forma similar a como se bloquea el spam). ¿Cuándo se ha visto algo así en el mundo offline?

Si leo una crítica sobre el último libro de Javier Marías, casi seguro agradeceré (o al menos no me estorbará) cualquier información que me facilite la compra de sus libros (sea o no declarada como publicidad). Si leyendo un artículo sobre la Segunda Guerra Mundial, se me facilita el título de una colección de DVDs sobre la misma, tampoco creo que me vaya a sentir agredido. La contextualidad -automática o manual- de la publicidad en Internet, transforma aún más la publicidad en información de utilidad para el internauta.

La publicidad ha permitido difundir la cultura y el entretenimiento de manera gratuita a miles de personas mediante tecnologías como la radio o la televisión, o más recientemente, Internet. Desde hace algunos años, en muchas ciudades españolas hay periódicos gratuitos que traen la actualidad local o nacional (cada vez mejor, por cierto) a miles de ciudadanos, gracias a su financiación basada íntegramente en la publicidad. La buena publicidad ha permitido a muchas empresas vender más y abaratar productos de consumo que antes eran inalcanzables para mucha gente.

Los medios de comunicación existen gracias a la publicidad, que les evita la subvención o la caridad del Estado, pudiendo a su vez erigirse en guardianes de la política y en auténtico cuarto poder de la democracia. Gracias a la publicidad, existe un medio de comunicación como elmundo.es. Gracias a la publicidad, sólo tengo que pagar un euro para leer un periódico como El País. Como decía Jose María García, “bendita publicidad, que nos hace independientes.